lentes en policarbonato

Policarbonato es la lente más resistente a los impactos disponible hoy en día.

Lentes de policarbonato son livianos lo que aumenta su comodidad.

También protegen 100% de los rayos UV perjudiciales y son hasta 10 veces más resistentes a los golpes que las lentes de plástico o vidrio.

Hoy en día, estas lentes son las más usadas por ser las más seguras.

Estas lentes son una opción inteligente para las personas que trabajan en ambientes donde hay peligros.

Debido a su durabilidad, las este tipo lentes son las ideales para las personas que prefieren los diseños de gafas sin montura.

Como resultado tienden a romperse mucho menos que las lentes de plástico o vidrio.

Las lentes hechas en este material son las más resistentes a los golpes del mercado debido a su proceso de fabricación.

 

Como se elabora una lente de policarbonato.

    lentes rotas por no ser policarbonato

    La mayoría de las otras lentes de plástico utilizan un proceso de moldeado.

    Esto sucede cuando un material de plástico líquido es fundido por un período prolongado hasta que el líquido se solidifica y se forman las lentes.

    Por otro lado, el policarbonato es un material termoplástico que se produce con partículas pequeñas.

    Por lo tanto, las lentes de policarbonato empieza a partir de una fuente sólida  utilizando un proceso de moldeado por inyección, en los cuales las partículas se calientan hasta el punto de fundición.

    Una vez en estado líquido, el policarbonato se inyecta en los moldes de las lentes.

    Los moldes de las lentes se comprimen bajo presión y son enfriados para formar las lentes terminadas en cuestión de minutos.

    El proceso de producción es lo que hace que el policarbonato sea más fuerte, más resistente a los golpes.

    Recubrimiento resistente a rayones.

    Las lentes de policarbonato son increíblemente resistentes a los golpes. Sin embargo, parte de la razón por la que son tan fuertes, es porque, irónicamente, son relativamente «blandas».

    Ser flexibles es lo que les permite absorber la energía sin que se rompan.

     

    Las lentes de policarbonato son increíblemente resistentes a los golpes. Sin embargo, parte de la razón por la que son tan fuertes, es porque, irónicamente, son relativamente «blandas».

    Ser flexibles es lo que les permite absorber la energía sin que se rompan.